:: Voz de la Sierra ::

Sun12172017

 

  

Lunes, 22 Septiembre 2014 10:15

La Botica 534

Escrito por  Por: Dr Raúl Molina Lorenzo
Valora este artículo
(0 votos)

Comparte este Articulo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Medicina, Cultura y cosas peores

TUBERCULOSIS

Con un gran placer les saludo nuevamente, con un tema que desde el punto de vista médico representa un reto, ya que hemos tenido un gran repunte de ésta enfermedad, y por consiguiente, se requiere que los expertos en el tema, se sienten a planificar las estrategias más útiles para lograr detener ésta tendencia.

 

Desde tiempo muy remotos, ha existido, según las evidencias encontraron momias egipcias  tenían la enfermedad unos 2400 años antes de cristo. La cita bibliográfica más antigua registrada se encuentra en el Antiguo Testamento de la Biblia, donde hace referencia a la enfermedad consuntiva, que afectó al pueblo judío durante su estancia en Egipto. En Europa se convirtió en un problema serio de  salud pública cuando la revolución industrial fomentó el hacinamiento y condiciones que propiciaron su propagación. El médico inglés Benjamín Martenl fue el primero que se aventuró a suponer que el causante de la tuberculosis podría ser un diminuta criatura viviente. Roberto Koch descubrió esta diminuta criatura en 1882.

Antes de entrar en materia, quisiera hablar un poco de la historia de ésta terrible enfermedad, conocida en antaño como la peste blanca. Y empezaría por recordarles que la primera acción conjunta, en la que se involucran tanto la federación como los estados ocurrió en 1907, con la finalidad de combatir éste mal, al frente del Consejo Superior de Salubridad, se presenta el Dr. Eduardo Liceaga, lo más destacado que se establece es que era una enfermedad prevenible. En 1910 se funda en el Hospital General de la Cd de México un pabellón para tuberculosos. En 1918 aparece el primer dispensario para tuberculosos en la calle de Tolsá 48 con el nombre de “Fernando Altamirano” En 1929 se estableció un plan más completo, y se construye el Sanatorio de Huipulco, hoy conocido como Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, existían varios tratamientos, la mayoría enfocados a los cuidados en general principalmente de higiénicos y dietéticos, los medicamentos eran acido fénico, cacodilatao de sosa, y emetina, dieta a base de caldo de res, y pabellones con zonas muy aereadas. En 1939 se crea el Comité Nacional de Lucha contra la Tuberculosis, actualmente con problemas mayores, se mantiene una gran vigilancia, pero continuamos con un gran subregistro de los casos, tratamientos incompletos, resistencia antimicrobiana (bacterias que ya no se mueren con los medicamentos clásicos) epidemia mundial del complejo HIV/SIDA, repunte de la diabetes mellitus, entre otras cosas.

Para comenzar definimos a la Tuberculosis como una enfermedad infecciosa, producida por una bacteria, llamada Mycobacterium tuberculosis, ataca principalmente los pulmones, pero puede infectar cualquier órgano, se disemina por el aire, cuando una persona tuberculosa estornuda o tose. Estas gotitas de agua producto de éstos reflejos, son aspiradas por personas en contacto, produciendo la enfermedad conocida como tuberculosis primaria. La infección puede mantenerse inactiva (latente) por años, sin embargo pueden en  algunas personas reactivarse.

Las personas con mayor riesgo de padecer tuberculosis activa son los ancianos, los niños, las personas inmunocomprometidas es decir aquellas que tienen sus sistemas de defensa comprometidos como serían los que padecen SIDA, los diabéticos, los que toman medicamentos esteroides, los desnutridos.

Los principales síntomas son tos, que produce moco con sangre, sudoración excesiva, fiebre, fatiga, pérdida de peso, dificultad respiratoria y dolor torácico más rara vez.  Los estudios de laboratorio, como son basiloscopia (estudio para detectar la bacteria) los rayos x, la participación directa del personal médico y de enfermería para tener un diagnóstico oportuno y un tratamiento efectivo, son esenciales para tener éxito.

Los medicamentos usados son 4, combinados, en una sola o en presentaciones individuales, con estrategias de supervisión, para la toma del mismo. El problema que generalmente complica es que los tratamientos sean incompletos o suspendidos lo que provoca generalmente resistencia de la bacteria al tratamiento lo que dificulta tratamientos y erradicación posterior de la enfermedad.

Hay pruebas diagnósticas en la piel, en sangre y la baciloscopía, es muy importante que los pacientes con sintomatología, o con problemas concomitantes, sean estudios para descartar el problema, y combatir de manera oportuna esta entidad.

Los datos estadísticos son escalofriantes, según la OMS (organización mundial de salud) en el 2012 hubo 1 millón de muertes por esta enfermedad. Y lo más grave, se presentaron 8 millones de nuevos casos.

Como ven es muy complicado, tanto el diagnóstico, como el tratamiento, por el tiempo que se debe tomar el mismo, así como los estudios de control y seguimiento de la enfermedad, los cuidados que debe observar el paciente, así como las precauciones que deben tomar sus familiares y sus contactos. Hay que tener muy en cuenta que la enfermedad no se transmite a través de los utensilios de uso común.

Espero que ésta pequeña reseña, sea de utilidad, si tuviesen alguna duda o pregunta, estamos a sus órdenes en la Dirección del Hospital General de Jalpan, o bien en la redacción del periódico. Nos leemos en otra botica.

Visto 332 veces Modificado por última vez en Lunes, 22 Septiembre 2014 10:16
Más en esta categoría: « La Botica LA BOTICA »