:: Voz de la Sierra ::

Wed12132017

 

  

Domingo, 27 Septiembre 2015 19:07

La Miscelanea 587

Escrito por  Enrique Cárdenas Pasos
Valora este artículo
(0 votos)

Comparte este Articulo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

En la oscuridad termina el mandato de Saúl Trejo y sus cuates, se les fue la luz temprano en su administración y navegaron a tientas en la penumbra producto de su incompetencia, y no, no estoy hablando del olvido de pagar la luz en la Presidencia.

Terrible en materia de seguridad; inútil en el tema de transparencia; fatal en el tema de turismo; ineptos en el manejo del erario; completamente incompetentes en bajar recursos.

Exhibidos en sus malos manejos, con casas y autos costosos sus amigos; expuestos con un audio donde se escucha la inconfundible y aguardentosa voz de Saúl Trejo hablando por teléfono sobre recursos destinados a las campañas del PRI y culpa a los demás presidentes serranos de hacer lo mismo.

 

En su último discurso llamo detractores, me imagino a todo aquel que piense contrario a él, a todo sujeto que cuestione sus falacias y opine sobre sus arbitrariedades.

Y se atreve a autonombrarse el mejor presidente de la historia en Jalpan de Serra.

Con honestidad hemos visto malos presidentes en toda la Sierra Queretana pero ninguno tan deficiente como Saúl Trejo.

Es mi opinión.

Anecdotario:

Ahora que el español Fray Junípero Serra fue canonizado por lo que entiendo fue su gran labor como constructor de iglesias, o dicen algunos historiadores que por enseñarles “la religión verdadera” a nuestros ancestros, o por algo así como enseñarles a cultivar… ¿el campo?... ¡en fin! ya canonizado don Fray Junípero Serra, recordé aquella escena donde un pequeño grupo de personitas se apostaron en la madrugada para defender la estatua de “Fray Ju” que iba a ser removida por orden del hereje Saúl Trejo, lideradas por el entonces pre candidato a la presidencia de Jalpan de Serra por el Partido Movimiento de Regeneración Nacional,  Omar Ramos, y se me vienen a la cabeza alguna preguntas igual de extrañas:

La candidatura de Omar Ramos estuvo respaldada según el mismo lo dijo, en su lucha social donde enumero como punto relevante la defensa de tal estatua, situación que mucho vimos como floridamente absurda, o poco relevante para ensalzarse como luchador social.

Siguiendo con la curiosa situación, mi impertinente pregunta es: ¿el Santo “Fray Ju” le retribuirá el favorcito a don Omar para que en las próximas elecciones le vaya mejor en las votaciones?... ¿o de verdad Omar y compañía harán uso de acciones acorde a las necesidades políticas de nuestro municipio y representaran a una izquierda elegante y no absurda basada en ataques faranduleros con un lenguaje hasta cierto punto soez?

¿Y miren que soez es el que lo pregunta?

¿O solo esperaran que el apabullante arrastre que se carga de don Manuel López Obrador les mueva el cacharro y los ayude a llegar?... todavía hay mucho tiempo para elaborar un buen proyecto.

Otro que debe estar “contentote” por la canonización del Santo Serra es el ex diputado Gilberto Pedraza, y seguro le rezara a este nuevo santo para que le retribuya aquel favor de comprar una estatua para el pueblo de Tancoyol cuando estaba el asunto de ser removida la de Jalpan, recordemos que fue comprada con las prerrogativas de ser diputado, al igual que las letras en todos los municipios serranos.

Cosas de la vida pues “Tito” fue el más “ganon” de la pérdida del Partido Revolucionario Institucional en Jalpan, ahora levanta la mano para “dirigir” el PRI en el estado y pelea por acomodar a sus tropas en puestos de SAGARPA. No lo descarte usted para contender por el PRI a la presidencia en el 2018.

…Entonces si el asunto fuese político- eclesiástico, ya tenemos dos candidatos para el 2018, don Omar Ramos y Gilberto Pedraza, nada más y nada menos que apadrinados por el Santo Fray Junípero Serra… ¿será?

Por cierto aquel asunto de cambiar la estatua de fray Junípero Serra solo fue un intento de sacar provecho en la compra de una costosa estatua de unos danzantes de huapango, por algunos funcionarios de la administración de Saúl Trejo.

Así que sin querer la lucha por mantener la estatua de don Serra en Jalpan fue finalmente benéfica.

Visto 2640 veces