:: Voz de la Sierra ::

Thu11232017

 

  

Llama la iglesia católica a reforzar vínculos de espiritualidad en día de muertos

31 Octubre 2017 - 

Comparte este Articulo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Jalpan de Serra, QRO. “El día 1 y 2 de noviembre es la solemnidad de los fieles difuntos y día de muertos, en México desde antes de colonización española se festeja para honrar la memoria de nuestros seres queridos que ya no están, sin embargo, los tenemos todavía en el recuerdo y en el corazón;  que los extrañamos, los añoramos y que de alguna forma queremos expresar que nos hacen falta, por eso los cristianos vamos al panteón a visitar las tumbas de nuestros difuntos para hacer una oración, llevar alguna ofrenda, una flor, un recordatorio, o algo  que nos haga sentir el contacto y recordar lo que con ellos vivimos. El vínculo espiritual muy profundo y es una oportunidad que tenemos para reforzarlos”, expresó el párroco Víctor Manuel de la parroquia de Santiago Apóstol en entrevista.

 

Quien a su vez hace un llamado a tomar el sentido de lo que la festividad de día de muertos significa, agregó que es una de las tradiciones más arraigadas en México, y se necesita aquilatar y preservar su tradición, ya que lejos de los concursos, es más bien un momento de oración, de reflexión sobre el paso de la vida a la muerte situación emblemática que ha causado admiración, temor e incertidumbre en la historia del hombre y de convivencia sana familiar.

Explicó que en los hogares mexicanos la festividad comienza con la preparación de un altar con flores de sempazuchitl  donde se colocan los  retratos de nuestros seres queridos que ya no están  y simbólicamente algo de lo que a ellos les gustaba; platillos y bebidas, así mismo se alude la figura de la catrina como figura emblemática de la muerte, sin embargo detalló que esta no tiene nada que ver con la que llaman santa muerte, que son dos figuras totalmente distintas y antagónicas ni  mucho menos con la festividad que llaman Halloween, una festividad pagana que adora demonios, concluyó.