:: Voz de la Sierra ::

Wed10182017

 

  

Editorial

Editorial (94)

Comparte este Articulo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

FOCOS ROJOS

Alarma y escándalo, se genera desde una escuela de Educación Primaria, ante la aparente presencia de casos de jovencitos consumiendo estupefacientes. Mucho se ha insistido en la labor que deben hacer padres y maestros, para aconsejar y reprender a los muchachos, pues en estos tiempos de liberalidad y libertinaje, donde el narcomenudeo es una gran maraña de complejidades, más de alguno cae en la tentación, y después de ahí, viene la adicción. Los muchachos son curiosos, y buscan experimentar con todo, y más que nada con lo más prohibido, y esa misma ansiedad por conocer, es lo que a los mercaderes les abre paso, para colocar, primero gratis, y después a altos precios, sus nefastos productos.   Pero además, en el caso presente, en concreto, coincide con un suceso que podría ser recurrente, es decir, la falta de atención del maestro de grupo, lo cual también sería factor que propicie este problema.  Nunca dejará de ser suficiente, aunque sea tedioso y rutinario, atender los consejos de los expertos sicólogos, para ver cómo orientar a los futuros ciudadanos, sobre todo a los que ya manifiestan tendencias negativas. Los padres de familia tenemos un gran compromiso para con nuestros hijos, así como también para con la sociedad, evitando que crezcan con vicios que después causan muchos más daños. Permanente vigilancia a los menores, así se enfaden con nosotros. Más vale un grito a tiempo, que muchas lágrimas después.