Login

Usuario
Password *
Recordarme

Cuando parecía que este lunes se reiniciarían las actividades en la ciudad de Querétaro, ya todos nos frotábamos las manos para salir de la cuarentena que parece interminable, pero no, las cifras de contagios se elevaron, a los queretanos nos sigue valiendo la pandemia, tan solo este fin de semana se registraron filas de hasta 45 minutos para llegar a San Miguel de Allende, negocios de venta cerveza con grandes filas para adquirir el preciado líquido amargoso.
Gracias a todas esas personas que siguen sin comprender la magnitud de la enfermedad muchos queretanos de nuevo se quedaron con las ganas de salir a trabajar, los negocios no esenciales cada día que pasa se va a la quiebra por la falta de venta, los comerciantes tratan hasta de malbaratar sus mercancía vendiendo por redes sociales.
Ya no pueden aguantar más tiempo sin abrir sus negocios, muchos ahí tienen su sustento para la familia, muchos negocios ya no podrán llegar a la famosa “Nueva Normalidad” porque sus “guardaditos” y reservas con las que contaban ya se terminaron, han tenido que hacer despidos de sus empleados por que ya no cuentan con dinero para seguir manteniendo el negocio.
Y también falta el pago de renta de los negocios, los dueños de los locales no han sido solidarios para el pago de renta, que se aplace o llegar algún acuerdo para el pago de la renta, ya que varios se ven sin cosas, los comerciantes ya están desesperados porque se amplió la cuarentena otro mes más.
Para la “nueva normalidad” se vienen más gastos, se van a requerir cambios en las instalaciones, gastos en equipamiento del personal, gel antibacterial, el problema es que en muchos negocios ya no va a tener el dinero para estos gastos.
Mientras tanto en CANACOPE dan unas cifras escalofriantes de que sus afiliados en tan solo estos tres meses han tenido unas pérdidas de mil 350 millones de pesos por la contingencia sanitaria del COVID-19.
Mientras tanto la Canaco señaló que estarían en riesgo de quebrar entre el 30 y 40% de los 20 mil negocios afiliados a la cámara, aunque consideran que la cifra sea mayor mientras no haya una reactivación económica en el estado mientras valla avanzando la fecha de reapertura.
Ahora si como dicen “Por unos cuantos pagamos todos”…

Muchos queretanos siguen al pie la cuarentena pero muchos no, los casos de contagios van a la alza, llegan noticias de que a los queretanos nos vale, que de algo nos tenemos que morir, que el virus no existe, pero la violencia en contra de los servidores de la salud también va a la alza, aquí es donde nos preguntamos ¿Por qué agredirlos si no existe el virus?

En varias colonias se escucha decir  “Ayer mis vecinos tuvieron fiesta, pero de sonido y pista de baile”. Y responden cosas como “hay que echarles a la patrulla”, “los míos hicieron carne asada, otra vez”, “acá trajeron mariachis”, “nos exponen a todos”

Entonces te preguntas si todas esas personas lo hacen porque son irresponsables, o si lo hacen por ignorancia, por falta de información, o si lo hacen porque el neoliberalismo ha creado seres individualistas, o si lo hacen porque no confían en los medios, o si lo hacen porque miran en la televisión a un Presidente que saluda a la gente y dice que no se enferma, o si lo hacen porque “la indiferencia del mexicano ante la muerte se nutre de su indiferencia ante la vida”.

Uno termina preguntándose si las medidas de aislamiento individual se oponen a nuestra forma de vida colectiva, si lo que estamos viendo en las calles es la pura desobediencia, un acto de descolonización, si ese saber técnico científico en el que se respaldan los gobiernos no son más legítimos que nuestros saberes ancestrales, o si ese valemadrismo incomprensible es más bien un acto de resistencia. Entonces descubres que no tienes respuestas. Te asomas a la ventana y miras a la gente caminar

Los fines de semana la gente se vuelve loca por comprar cerveza y donde la encuentran se llevan la sorpresa que cuesta el doble o hasta el tripe de su precio debido a la escases de la bebida amargosa aun así la mayoría piden a gritos un six, y llegan a pagar lo que sea por consumirla

En Querétaro ciudad no hay temor entre la gente. Las calles del centro de la ciudad lucen llenas de personas que salen a pasear en familia, que buscan algo para comer, que hacen sus compras, que salen a hacer ejercicio, que viven sin mayores preocupaciones.

Afuera del Hospital General todo pareciera tranquilo, acordonado para que la gente no pase, deshabitado en sus orillas cuando generalmente se encuentra lleno, aunque la realidad es que adentro se está viviendo al cien por ciento la pandemia de COVID-19.

En el caso del IMSS, las personas se aglomeran afuera para subir al camión, cuando a unos metros está el módulo respiratorio y, a unas paredes están los pacientes de este virus que puede ser letal.

Autoridades sanitarias del estado, hicieron hincapié en el tema pues puntualizó que el aumento de personas en la calle se debe a que hay quienes piensan que el primero de junio se volverá a la normalidad y que han salido sin estudiar previamente el riesgo que esto implica.

Los queretanos aun salimos sin protección para cuidarnos del virus, muchos van con sus bebés, sin tapabocas… solo queda decir que a los queretanos nos vale madre….